Diferentes tipos de exhibición y montaje. Ítems y variables a tener en cuenta. Premisas mínimas y necesarias de conservación y restauración.

Lo primero que observo al ingresar a la sala de la futura exposición es qué ambiente se respira.

Esto se compone del espacio en sí y sus ruidos, olores, luz natural (si hay), altura de techos, colores de paredes, techo y piso, luces artificiales (tipo y color, cálidas o frías, dimerizadas, sus potencias, etc), el piso (ruido de pisadas), orientación de puertas (recorridos) y número y tipo de ventanas.

Este conjunto de primera impresión es lo que va a definir el diseño y sus necesidades: muebles, luces, alfombras, tarimas, pedestales, acrílicos, cartelería, marcos, pintura, sistema de colgado y apoyo y cortinados, entre otras.

Se definirá el sistema de colgado según el recurso existente o posible de implementar: clavos directos, el tradicional con tanza, varilla o ganchitos en riel. En este punto es fundamental contar con un experimentado montajista que sepa manipular la obra y tenga la suficiente habilidad para que el montaje se vea impecable.

Es bueno adecuarnos a los tiempos que corren con nuevos soportes. Por ejemplo, para fotografía los esquineros de acrílico o imanes, diferentes cintas bifaz (de papel, 3M para distintos materiales) o los nuevos pegamentos con consistencia de masa que no ensucian paredes ni piezas de joyería. Además, existen varios soportes en acrílico para no lastimar ni deformar piezas textiles; también para libros, revistas (cintas de acetato y cartones y papeles libres de ácido) u obras en pequeño formato.

Todos estos recursos pueden aplicarse a muestras de ciencias, joyería, visuales y moda, entre otras.

Aquí me detengo para destacar la gran importancia que tiene la conformación de un equipo más o menos estable que nos permita delegar muchas de las cuestiones prácticas, que sea confiable para realizar los trabajos en tiempo y forma con presupuestos razonables y que posea sus seguros de trabajo o ART al día: montajistas, carpinteros, electricistas, traslado con fletes especializados con seguro -que sepan etiquetar, embalar y estibar obras de arte-, restauradores y especialistas en conservación, proveedores de gráfica, de acrílicos, de tarimas, de alfombras, luces, cortinados, marcos y cartelería, entre otros.

En función de la cantidad de piezas a mostrar se evalúan los espacios circundantes a cada una y si vamos a agregar textos en pared o señalamientos en piso. Esto último, sabiendo que se requiere un espacio mínimo para que una obra colgada tenga “su espacio” o las que van en piso que cuenten con su básico contorno de recorrido.

El agregado de paneles permite aumentar la superficie disponible. Pueden ser colgantes o autoportantes y de una gran variedad en materiales. Por ejemplo: madera, acrílico o vidrio –como en el Museo de Arte de San Pablo (MASP)- con pie o plataformas, con luces o sin, requerimientos según diseño… como los diseñados para el Museo del Holocausto en sus muestras permanente y temporarias.

La iluminación propuesta debe tener en cuenta que las obras no generen sombras sobre las otras o queden en penumbras. Lo mismo debe pensarse para los textos y epígrafes asociados. Es importante conocer los tipos de artefactos con que contamos (AR111, Fresnel o tipo reflector o seguidor, con o sin regulación de apertura con paletas ad-hoc) y el tipo de lámpara y color en ºK, cálida o fría.

La elección va a depender del “clima” que queramos imprimir a la sala y las necesidades de iluminación de los objetos que exponemos. Fue maravillosa la iluminación cenital de la muestra de retablos españoles y portugueses del siglo XIV en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires: cada una rodeada de miles de flores artificiales, trabajo de la arquitecta Adriana Giugno, a cargo de Infraestructura Escénica del Teatro Colón, y equipo durante más de una semana.

No debemos olvidar la importancia que tiene la iluminación en el comienzo de la muestra o en la entrada de la sala donde, generalmente, está el texto de inicio e imagen ícono.

En principio, diré que es la experiencia la que va a “soltarnos” para crear muestras interesantes, respetuosas con la obra y el público y logrando el objetivo deseado: comunicar en su conjunto el mensaje contundente del artista o de la institución a cargo.

Por supuesto que deben contemplarse el acceso para personas con limitaciones físicas y elementos de comunicación como sistema de señas o braile para las personas con capacidades diferentes.

Por último, es importante definir reglas para mantenimiento y limpieza de los objetos, vitrinas, luces y tecnología. También deben planearse los requerimientos para organizar el desarme, desmontaje y embalaje, que dependerán de la itinerancia o guardado.

Para el programa La Soga (TV Alef Network) diseñé muebles con características especiales: mesa circular que se desarma en dos mitades, con ruedas y asientos en autos viejos, entre otros. Paneles bifaz colgantes como parte de la muestra de Francia. Patrimonio de arquitectura siglo XX en Francia. Museo de Arquitectura y Diseño de Buenos Aires (MARQ). Paneles bifaz colgantes como parte de la muestra de Francia. Patrimonio de arquitectura siglo XX en Francia. Museo de Arquitectura y Diseño de Buenos Aires (MARQ). Chapas de aluminio y luces colgantes en una muestra de la artista Adriana Lischinsky, en el Museo del Holocausto. Formularios de control de ingreso/egreso de piezas a la institución (modelo Fundación Start). Formularios de control de ingreso/egreso de piezas a la institución (modelo Fundación Start). Para ciertos casos, el traslado con fletes especializados es primordial. Para la muestra-subasta del CELS -cuyas donaciones eran piezas de artistas de renombre como León Ferrari, Hermenegildo Sabat, Yuyo Noé y Marcia Schwartz, entre otros- se contrató un camión con custodia acompañante hasta el Fondo Nacional de las Artes, donde se hizo la exposición. El mismo procedimiento se hizo hasta la Facultad de Derecho, que fue el otro espacio de exhibición. La muestra Argentina, los judíos y la diversidad cultural se compuso de paneles colgantes de acrílico, cada uno con una unidad temática y con diferencia de color. La decisión estética se basó, entre otras cuestiones, en las posibilidades de itinerarla. Se exhibió en primer lugar en el Museo Judío de Buenos Aires. La muestra Argentina, los judíos y la diversidad cultural se compuso de paneles colgantes de acrílico, cada uno con una unidad temática y con diferencia de color. La decisión estética se basó, entre otras cuestiones, en las posibilidades de itinerarla. Se exhibió en primer lugar en el Museo Judío de Buenos Aires. (*) Paneles/caballetes de vidrio y bloques de hormigón en el Museo de Arte de San Pablo (MASP) fueron creados en los años 60 por la arquitecta Lina Bo Bardi. Hace pocos años, volvieron a utilizarlos. Este diorama es una réplica del lugar y las condiciones de trabajo del equipo de arqueología subacuática que lideró la doctora Dolores Elkin en el rescate del H. M. Swift en Puerto Deseado. Lo realizamos en equipo con la artista María Pía Suarez Caviglia, durante un mes, en el subsuelo del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL, también llamado Museo del Hombre) en el barrio Belgrano. Posteriormente, fue trasladado al Centro Cultural Borges, donde terminó de armarse y se exhibió junto con la historia del descubrimiento y vitrinas con las piezas rescatadas. Este diorama es una réplica del lugar y las condiciones de trabajo del equipo de arqueología subacuática que lideró la doctora Dolores Elkin en el rescate del H. M. Swift en Puerto Deseado. Lo realizamos en equipo con la artista María Pía Suarez Caviglia, durante un mes, en el subsuelo del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL, también llamado Museo del Hombre) en el barrio Belgrano. Posteriormente, fue trasladado al Centro Cultural Borges, donde terminó de armarse y se exhibió junto con la historia del descubrimiento y vitrinas con las piezas rescatadas. Para enmarcar la muestra sobre el escape de los judíos hacia Dinamarca durante la 2º Guerra Mundial se utilizó una gran tela simil bandera. Se diseñaron nuevos soportes autoportantes con luz incorporada para instalar los paneles que describían esta historia. Se acompañó con arena y maderas que sugerían las playas y espigones. Museo del Holocausto de Buenos Aires. Para enmarcar la muestra sobre el escape de los judíos hacia Dinamarca durante la 2º Guerra Mundial se utilizó una gran tela simil bandera. Se diseñaron nuevos soportes autoportantes con luz incorporada para instalar los paneles que describían esta historia. Se acompañó con arena y maderas que sugerían las playas y espigones. Museo del Holocausto de Buenos Aires. Algunos Cuadernos Técnicos sobre Restauración y Conservación de Silvio Goren. Algunos Cuadernos Técnicos sobre Restauración y Conservación de Silvio Goren. El Museo de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires ocupa el primer piso del actual edificio, en Perú y Diagonal. Luego de una tarea de rescate edilicio se procedió a ponerlo en valor y a recuperar libros, elementos históricos y obras de arte. Se utilizó la tecnología del mapping para mostrar la evolución del edificio y su historia. Para describir las características arquitectónicas del edificio se utilizaron paneles de acrílico. Como parte del objetivo comunicacional del museo se realizó el montaje de una escenografía para describir algunos de los momentos vividos en este edificio histórico. Recreación de una playa con arena, con pelotas originales cuidadosamente colgadas y protegidas y algunas reproducciones . Retrospectiva del artista visual Eduardo Pla-CC220 Córdoba. Este protocolo de limpieza se utiliza en el Museo de la Legislatura. Este protocolo de limpieza se utiliza en el Museo de la Legislatura.

(*) Son trabajos no propios tomados como referencia

Frases síntesis espacio a intervenir - qué ambiente se respira

Palabras asociadas equipo - staff