Los elementos que nos construyen como curadores

Herramientas a tener en cuenta. Cómo y con qué seguimos creciendo.

Es evidente que cada un@ de nosotr@s tiene un bagaje de recursos, herramientas, experiencias y saberes que hacen a nuestras particularidades. Cuanto más tengamos en nuestro haber, con mayor fluidez vamos a poder organizar ideas y llevarlas a cabo. Algunos de mis modelos iniciáticos fueron Elena Oliveras, Martha Nanni y Corinne Sacca Abadi. Además de mi formación como escultora y escenógrafa, que se desarrolló en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón -ISATC- https://teatrocolon.org.ar/es

Muchas veces, desde la impronta de algunos colegas, crecemos con ideas que amplifican la idea base; también ideas previas ya utilizadas que se reciclan según el lugar, evento o artista.

Considero de especial importancia los modelos a seguir y las influencias, pues la readaptación en nuestro ámbito y las posibilidades propias nos proveen de recursos inesperados y fantásticos!

Cuando estamos involucrados en el armado de exposiciones, existen áreas curatoriales que sí o sí deben estar cubiertas y ser parte de nuestras habilidades. Por ejemplo, fluidez en la comunicación: con colegas, artistas, autoridades institucionales, espectadores o público y sponsors, entre otros actores que intervienen en una muestra.

Para esto, se requiere de un entrenamiento que, en cada nivel, tendrá como soporte tanto la palabra escrita y oral como la actitudinal. No hay que olvidar elementos que faciliten la comprensión de nuestras ideas. Por ejemplo, croquis –es importante saber hacerlos a mano alzada incluyendo perspectivas y dibujos en planta-, dibujos en 3D, en autocad, maquetas y escenografías.

Es fundamental entender la ideología del espacio que representamos para elegir los artistas y sus obras, que hablarán por nosotros. También es muy importante saber la misión y visión que tiene la institución museo o fundación donde estamos trabajando. Es decir, comprender profundamente sus objetivos y los medios para lograrlos y saber de quién depende la toma de decisiones para, juntos, diagramar los pasos a seguir.

Para aquel curador que se dedique a trabajar en un museo es conveniente leer el código de deontología del Consejo Internacional de Museos (ICOM por sus siglas en inglés), como código de ética y normas mínimas a seguir.

Si vamos a dedicarnos a galerías de arte es necesario conocer su perfil estético, pues está directamente relacionado con los artistas a los cuales representa y los potenciales compradores de su obra (clientes-coleccionistas).

Si se trata de una exposición, parte de los elementos a considerar es saber con qué presupuesto se cuenta -si es que está prefijado- y qué equipo de gente -y su campo de expertise- colaborará, ya que a partir de esto definiremos el esquema de trabajo. Otros datos para tener en cuenta en la organización es el tiempo del que disponemos y si habrá anexos; a saber: catálogo, actividades, eventos, itinerancia o visitas guiadas. También, considerar la concurrencia de público con capacidades diferentes.

En las páginas siguientes desarrollaré cada uno de estos temas con más detalles, pero contar con esta macro visión es lo que puede hacernos cabeza de grupo. Si bien hay decisiones que se toman a último momento y por causas accidentales, la tarea es de conjunto y planificada… al menos idealmente.

La velocidad de resolución será proporcional a la experiencia, los conocimientos previos y los contactos personales. También tendrá directa relación con el equipo responsable y el poder de decisión de las autoridades pertinentes.

Una vez, recibí una llamada de urgencia para solicitar un espacio para una muestra que venía del extranjero y cuya itinerancia no había sido prevista (sí su presentación, en el MARQ Museo de Arquitectura ). Era la muestra de Alfred Jacoby, sobre la reconstrucción de sinagogas de Alemania, que requería de un entorno y espacio particulares. Gracias a contactos profesionales, pudo concretarse en tiempo y forma en el Seminario Rabínico de la ciudad de Buenos Aires.

En mi caso, logré manejar muy bien los espacios, el cubicaje (m3), la espacialidad. Por medio de numerosos talleres y cursos en diferentes instituciones pude contar con información sobre realización de croquis a mano alzada, iluminación, colores, materiales e instalación de mobiliario (o carros escénicos). Todos estos recursos para crear una idea primigenia, aquello que en arquitectura se denomina el partido, su origen.

Cada uno debe descubrir sus fortalezas -para aprovecharlas- y sus debilidades, para compensar con estudio o profesionales de cada área.

Respecto de la cuestión comunicacional, es muy importante saber inglés y tal vez algún otro idioma. Esto será fundamental si nuestra intención es trabajar o estudiar en el exterior, itinerar a algún artista o muestra o, simplemente, proveernos de material que no está en nuestro idioma.

Aunque contemos con profesionales en restauración, conservación y guardado es recomendable tener nociones básicas de preservación y limpieza de obras de arte. Esto nos permitirá hacer los abordajes adecuados para cada obra y su espacio: obras en papel, textiles, pinturas y esculturas o cómo se utiliza silica gel (sílice) para absorber la humedad y evitar los hongos en vitrinas, por ejemplo.

En general, en los grandes museos hay reconocidos especialistas en restauración; como en el Museo Sívori (@elianacastro) o el Museo Castagnino, de Rosario, que cuenta con un extraordinario staff dedicado al tema, entre otras instituciones del país. Es altamente recomendable el Taller Tarea dependiente de la Universidad de San Martin http://www.unsam.edu.ar/institutos/tarea/conservacion.asp, institución de excelencia y formadora de profesionales de la especialidad. También existen profesionales independientes, como Silvio Goren https://silviogoren.com/

Y siempre están los cursos online de restauración y conservación. Por ejemplo, los que ofrece el ICOM.

En tanto, saber sobre diseño de vitrinas, muebles expositores o de guardado es interesante porque nos permite resolver el cómo exhibir diferentes objetos, la manera de fijarlos (soportes) e iluminarlos. Además, evaluar los diferentes tipos de artefactos (por ejemplo de LED) y su temperatura en ºKelvin (cálida o fría), atendiendo su material, volumen y brillo.

En este sentido, un ejemplo concreto de mi experiencia fue el diseño y armado de las vitrinas/carros que conformaron la muestra permanente del Museo del Holocausto, que estuvo a mi cargo. El diseño de estos contenedores y su sistema de iluminación fueron todo un desafío profesional, además de las implicancias de recibir de manos de los sobrevivientes del Holocausto sus objetos y sus historias de vida.

Involucrarnos en proyectos afines tanto aquí como en el exterior nos hacer crecer, según mi experiencia. En tanto que interactuar en residencias de curadores, congresos sobre museos, contactos con colegas, profesionales de otras disciplinas e instituciones, nos mantiene aggiornados.

Si nos ocupamos en mercadear obras (ser marchand o art dealer) es fundamental contar con gente idónea para chequear la autenticidad -además de tener los certificados correspondientes es recomendable saber la historia de antiguos dueños y por qué manos pasó- y lograr valorarla correctamente y asesorar posibles ventas o compras.

Me ha pasado muchas veces que familias me contactaran por obras de arte heredadas que quieren venderlas. En este caso es importante la revisión del estado y conocer las posibilidades concretas en casas de subasta (que sean de confianza, como Saráchaga, Galería Arroyo http://www.galarroyo.com/, Verbo Subastas https://www.verbosubastas.com/ y Quiroga Zárate, entre otras) o en los remates del Banco Ciudad de Buenos Aires, donde generalmente los precios son muy inferiores. Es preciso tener en cuenta que los valores dependen de la presencia -excesiva o no- de cierto artista en el mercado, si está de moda y el momento económico.

En este amplio espectro que vamos a analizar encontramos tanto muestras patrimoniales tangibles (a las que invito a resignificar) como intangibles (historias, leyendas, cocina, música folklórica) o curadurías de muestras conceptuales, de coleccionistas, de subastas o eventos, virtuales o presenciales.

En este vasto campo de la actividad pueden incluirse los barcos/cruceros asociados al arte, cuyo eje está tanto en las actividades que propone como en la vinculación de artistas y compradores. Podemos mencionar como ejemplos a MSC Grandiosa o Royal Caribean, con subasta de arte o presencia de artistas pintando.

Entre los desafíos que pueden presentarse, está cómo encarar y desarrollar con expertise una muestra colectiva de diferentes tamaños, técnicas y soportes en un mismo espacio. En mi carrera lo hice durante cuatro años en el Hipódromo de Buenos Aires, en el Jockey Club y en el Centro Cultural Recoleta para las muestras de las colectividades (Mixturas 1 y 2) organizadas por el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se emplazaron más de 100 obras seleccionadas de aproximadamente 400 recibidas.

Frases síntesis bagaje de recursos, herramientas, canales de comunicación, ideologías del espacio, presupuesto / equipo / conservación-restauración.

Palabras asociadas aggiornados - relacionados

Imágenes asociadas

Artículos del crítico de arte Julio Sánchez publicados en La Maga, sección Artes Visuales, el 21 de junio del 1995. Nota de color: el montajista de la foto es Horacio Vega, que resultó ser el montajista de casi todas mis muestras. Lo conocí por recomendación de Gustavo Vázquez Ocampo, jefe de montajistas del Museo MALBA. Croquis a mano alzada para la presentación de la muestra permanente Museo del Holocausto. Collages presentación muestra permanente Museo del Holocausto. Isométrica presentación muestra permanente Museo del Holocausto Vista general de los carros escénicos y su sistema de iluminación en la muestra permanente del Museo del Holocausto Vitrinas con luz primer plano. Tanto los carros escénicos como cada panel y artefacto de luz fueron especialmente diseñados. Dibujo en planta de stand comercial en la Feria del Libro En autocad, stand Embajada de Japón en la Feria del Libro Una de las maquetas de la muestra Las sinagogas de Alfred Jacoby Tarjetón muestra Hogares, del artista Daniel Trama, en el Museo del Holocausto, utilizando el croquis inicial del proyecto. Imagen del site specific terminado. Misión: es lo que define cualquier institución o empresa para alcanzar su propósito en un periodo de tiempo. Visión: es la realidad a la que aspira su institución o empresa respecto del mundo, sus clientes y ella misma. Código de Deontologia del ICOM: https://icom.museum/wp-content/uploads/2018/07/ICOM-codigo-Es-web-1.pdf Las muestras en el Hipódromo de Palermo y en el Jockey Club eran multitudinarias y duraban 4 o 5 días. Las obras de arte eran previamente seleccionadas y estaban a la venta con un porcentaje a beneficio de una institución diferente cada vez. Cada jornada había un show musical que acompañaba la velada y sorteos entre los concurrentes. Es importante contar con auspicios y adhesiones que acompañen estas acciones. Armado de un políptico que luego sería colgado en uno de las salones del Hipódromo de Palermo. Tanto el montaje como la iluminación estaban a cargo de técnicos especializados. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires organizó dos veces y con una increíble respuesta un llamado para artistas de diferentes colectividades. Se recibieron más de 400 obras y fueron seleccionadas menos de 100. Una muestra de dimensiones poco vistas. Una práctica muy interesante para desarrollar!