Empezar a transitar la curaduría como profesión

Como es sabido, en casi todos los ámbitos no hay como la experiencia personal. Y estos apuntes hablan de eso: mi experiencia a lo largo de 17 años de transitar por diferentes ámbitos y roles desde la curaduría.

La pregunta que dispara todo esto es: ¿qué ves al entrar a una expo, a una muestra de arte?

¿Qué te pasa en tu fuero interno? ¿Qué te llama la atención: el diseño de montaje, las obras expuestas, los colores de las paredes o la iluminación general y particular?

¿En qué sala o edificio se encuentra? ¿Cuál es la conexión que descubro con ese espacio y cómo interactúo con él? ¿Qué vibra en mí al entrar y percibir olores, sonidos y un ambiente que me llega a niveles emocionales y no sólo al plano intelectual?

En todas estas áreas está actuando un curador, directa o indirectamente. Consciente o inconscientemente.

El curador es como un gran director de orquesta: logra organizar -con un fin comunicacional- un equipo interdisciplinario que confluye en un resultado contundente, hacer que esa visita sea inolvidable.

No importa la razón que te haya llevado hasta ahí (esto lo consideraremos en el capítulo sobre Comunicación y Marketing). Pasarán los años y esa experiencia habrá sido fundante. Por esto, considero al curador un artista que se vale de otros artistas para ser un vehículo que comunica con objetivos claros.

Las herramientas que utiliza ese “director de orquesta” serán parte de este cuadernillo, pues se trata de un profesional que combina muchas visiones, va hacia respuestas a reinterpretar y propone cruces inter-artísticos que siente y que profundiza; siempre enfocado en un público o visitante en particular.

En los inicios de mi búsqueda profesional recuerdo que no había referencias concretas, salvo reinterpretaciones de tareas realizadas tanto por directores de museos como por críticos de arte.

En la actualidad, existen muchísimas fuentes de información y carreras formales dictadas tanto en universidades como en institutos terciarios. Pero como me consta que la teoría le gana a la práctica, decidí hacer este cuadernillo iniciático / básico. Pretendo que sea una guía práctica basada en compartir parte de mi experiencia de campo.

Entonces, iré enumerando los ítems por temas de interés. Además, como creo en el intercambio como eje comunicacional también dejo mi dirección de mail para responder o agregar info que les interese: irenejaievsky@gmail.com

Como ocurre con todos los oficios y profesiones, lo primero es ¡conseguir experiencia!, un lugar de práctica que sea campo fértil para aprender y equivocarse… Así que es fundamental pensar en nuestra carta de presentación . Es indispensable poder comunicar con personalidad, claridad y contundencia lo que sé (con qué herramientas cuento), lo que me imagino y me atrevo a hacer en ese espacio o institución y lo que se requiere para poder desarrollarlo (equipo, presupuesto, etc.).

Toda esta información sobre nosotros puede ser contada por medio de un CV formal, una Bio (relato informal del CV), una recta histórica u otras formas creativas (croquis, collages, diagramas de flujo o de conjunto). También podemos utilizar medios tecnológicos, como un video, un collage de animación/stop motion, etc. Un buen ejemplo de presentación por video: The Intern, Pasante de Moda (2015) a partir del minuto 3.37: https://www.youtube.com/watch?v=-961Q4xtuIE

Las referencias son tan importantes como las fotos y los videos de trabajos realizados, sean parte del estudio curricular o no. También resultan un buen recurso las maquetas y memorias descriptivas de ideas en desarrollo. Todas las herramientas que nombré son igualmente útiles y válidas para presentaciones a becas, residencias y concursos, entre otras oportunidades. Es una costumbre -sobre todo en ciertas instituciones del exterior- pedir una especie de análisis de la personalidad que explicite la predisposición de trabajar con otros -en equipo y bajo las órdenes de alguien-, tomar decisiones, tener iniciativas y liderar.

Pienso que nuestra carta de presentación inmediata sería nuestra tarjeta profesional, donde se indique nuestro blog, página web, Linkedin o una búsqueda en Google o Facebook. También deberían figurar Instagram o la red social que mejor nos identifique. Es importante tener en cuenta que la información allí expuesta será parte de la “primera impresión” que tengan de nosotros.

En la actualidad, el rango de acción que tiene la curaduría es amplísimo. En todos los espacios se requiere de alguien que tenga una visión global y conceptual de lo que se quiere transmitir por medio de una exhibición de arte (o de otra especialidad) y que además pueda manejar un equipo multidisciplinario con criterio espacial y estético. Esas serían algunas de las cualidades valoradas para la práctica curatorial.

Entre los espacios laborales –institucionales o independientes- que pueden considerarse posibles plataformas de lanzamiento, podemos nombrar museos, galerías de arte, centros culturales, eventos (one shot o de pequeña duración), subastas, ferias, congresos, reservas o zonas de guarda nacionales o internacionales y visitas guiadas, entre otros.

Integrar jurados nacionales o internacionales es otra posibilidad. En mi caso, puedo mencionar la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos (SAAP, www.saap.com.ar), el Centro Argentino de Arte Textil (CAAT, www.caat.org.ar) y Art Kibbuz NY (http://www.ArtKibbutz.org). También ser lecturer: es decir, dar conferencias en diferentes ámbitos profesionales como en congresos, seminarios y eventos similares.

Además de ser conferenciante, suma experiencias y oportunidades escribir textos para libros, revistas, catálogos o muestras. De mi experiencia puedo mencionar trabajos publicados en Tramemos, la revista del CAAT (página 14 http://www.caat.org.ar/revista65.php), revista Enclave de la City University of New York (CUNY) https://enclave.commons.gc.cuny.edu/2018/09/20/sobre-los-artistas-4/, la del Centro Argentino de Investigadores de Arte CAIA; en numerosos catálogos y textos de muestras, y prólogos de libros.

Además de notas que puedan hacernos: http://www.daia.org.ar/wp-content/uploads/2018/11/Compromiso-31-web.pdf en la pagina 14.

El curador también puede desarrollarse como investigador, docente de carrera o en el seguimiento y/o asesoramiento de artistas, instituciones, coleccionistas o productores de bienales y convocatorias, entre otras acciones. http://exhibitions.globalfundforwomen.org/economica/projects/latinamerica/credits https://www.informa-tico.com/6-08-2012/concurso-fotografia-cero-violencia-mujeres

No nos olvidemos de las posibilidades que existen en el ámbito virtual, donde las curadurías en museos y galerías de arte adoptan otros parámetros, puntos de vista y objetivos. ¡Todo un desafío!

Algo similar ocurre con el curador editorial que, como un editor de textos en general, se plantea específicamente en el campo de las artes. Por ejemplo: @unlibroesunlibro

Frases síntesis carta de presentación - posibilidades laborales

Palabras asociadas motivación - presentación

CV / mini bio

Irene Jaievsky Curadora y Gestora en arte

Escultora-Escenógrafa egresada del Instituto Superior del Teatro Colón de Buenos Aires- Argentina.
Curadora Museo del Holocausto de Buenos Aires-2001 al 2005.
Curadora Museo de Arquitectura y Diseño de Buenos Aires-2003 al 2007.
Curadora Galería Arte y Parte-Buenos Aires-2008 al 2010.
Curadora Museo de la Mujer-Buenos Aires-2010 al 2017.
Curadora Museo de la Legislatura de la Cdad. de Buenos Aires-2015 al 2017.

Curadora muestras temporarias en NYC-Boston-Paris-Buenos Aires (CCRecoleta, Casa de la Cultura, Museo Judío, Fondo Nacional de las Artes, Congreso Nacional de la Nación entre otros)

Becaria Fundación Antorchas, Nahum Goldman Fellowship, Getty Foundation, Smithsonian Institute, Jewish Theological Seminary- NYC y Task Force entre otras.

Conferencias dictadas en Congresos Internacionales del ICOM (Consejo Internacional de Museos) en Viena y en México DF, en Jewish Teological Seminary NYC, en Northeastern University en Boston, en Florida University, Universidad de Brasilia y en National Building Museum de Washington DC entre otros.

Recta histórica laboral